Guía SEO para hoteleros

Tendencias: El futuro del marketing de contenidos online


Tiempo de lectura: 8 mins. 07/11/2018

El marketing de contenidos y cómo crear contenido relevante es muy valioso para atraer a un público objetivo bien definido. El objetivo clave es motivarles a ser futuros clientes.
 
El Marketing de Contenidos es una de las disciplinas de marketing online más utilizadas en la actualidad, pero no es precisamente algo que se haya inventado hace poco. Varios autores ya han hablado de esta corriente desde hace tiempo, como Joe Pulizzi en el año 2006, ya nos hablaba del Marketing de Contenidos y lo describía como “una técnica de marketing de creación y distribución de contenido relevante y valioso para atraer, adquirir y llamar la atención de un público objetivo bien definido, con el objetivo de impulsarles a ser futuros clientes”.


Según el director de “Meredith Xcelerated Marketing”, Dan Davenport, la definición de Marketing de Contenido se refiere a un producto creado para una marca o por una marca con una audiencia en especial y/o una específica relación (o expectativa) de respuesta particular en mente de esa audiencia.
 
“El marketing de contenidos es una técnica que consiste en analizar e intentar comprender lo que nuestro público objetivo quiere o necesita, para luego poder ofrecérselo de una forma relevante y, sobre todo, más atractiva”, explica José Facchin, director de contenidos de SEMrush en español y Consultor en Marketing Online y Social Media. 
 
Aún que, si es cierto, que la mayoría de los usuarios piensan que el marketing de contenidos únicamente se base en realizar contenidos. Realmente, está afirmación tiene parte de razón, pero hay que saber diferenciar que el hecho de crear contenido no es únicamente del marketing de contenidos, sino que también se puede crear para una publicidad, para anunciar algún hecho, para “hacer relleno” en alguna de nuestras redes, aunque nunca se tuviera que realizar de este modo.
 
 
El propósito del marketing de contenidos es producir suficiente contenido, así puede atraer y retener a esos posibles clientes. El segundo próposito es producir un buen contenido, para que sea relevante y valioso según la etapa del funnel en la que se encuentran.

El tercero, es muy importante, ya que se trata de conseguir un buen presupuesto, siempre teniendo en cuenta el 'budget' de nuestra empresa. También, uno de los objetivos es que haya un variedad de contenidos con el fin de mejorar nuestra imagen de marca. Si le das a tus usuarios contenidos útiles y personalizados, mejorarás tu reputación y visibilidad.
 
Además, es un buen modo para generar relaciones directas y cercanas con los usuarios de forma natural y abierta, ya que te tienen presente de manera constante. Sin mencionar la cantidad de otras posibilidades que tiene, como que es más barato y más rentable que los medios de masas y, que mejora nuestro posicionamiento en buscadores.
 
Recientemente, se ha visto un gran incremento en la cantidad de aplicaciones donde gran parte del contenido web es visual, como Facebook, Tumblr, Pinterest o Instagram, donde las personas pueden contar historias a través de fotos o videos que se ha convertido en un fenómeno a escala mundial. Algo que todos tienen en común para triunfar es que cuentan con un buen diseño. Este hecho es clave para asegurar el éxito de nuestro contenido, que sea visualmente atractivo.
 
Actualmente, se accede a la información desde distintos tipos de dispositivos (escritorio, móvil, tablet) y esto va a seguir sucediendo con el paso del tiempo. Un diseño web que pueda adaptarse a esta variedad de dispositivos será clave (diseño responsive), cómo ya comentamos en nuestra píldora "6 errores que no debes cometer a través de tu web”.

 
Sin embargo, como todo, y más en el mundo tecnológico todo avanza y evoluciona, por eso en el marketing de contenidos también hay nuevas tendencias que van llegando. Por eso, desde BookingCore, siempre queremos informaros sobre las últimas técnicas para atraer usuarios de calidad a vuestra web y poder aumentar el ratio de conversión.
 
Según el artículo de Forbes, publicado el pasado Octubre, “5 content marketing trends to watch in 2019”, nos desvela cual será el futuro del marketing de contenidos.

1. El marketing de contenidos se está convirtiendo en marketing.
 
La percepción que muchos siguen teniendo sobre el marketing de contenidos, es que se trata de una corriente “externa” a lo que es el marketing, y no exactamente del mismo concepto. Muchos creían que se trataba de algo nuevo y algo que si se utilizaba haría que todo funcionase mucho mejor. Se veía como algo que acababa de llegar y que nos podría salvar de las antiguas técnicas.
 
Pero, como comentan en el artículo, el marketing de contenidos se va a integrar a la estrategia de marketing, sin pensar que es algo adicional. Tiene que formar parte como si fuera una pieza fundamental más a seguir, ya que sin ello realmente estaríamos cometiendo un fallo.

2. La estrategia será más esencial.
 
El contenido no sólo debe ser bonito y visual, lo cual también es importante, pero irá mucho más allá de esto. No servirá únicamente para fines generales, sino que se tendrá que tener en cuenta cada detalle. Se tendrá que trabajar cada paso en exactitud y la estrategia deberá ser concreta y específica para cada tipo de marca y las necesidades que esta requiere.

3. El cliente pasará a tener más importancia.
 
A partir de ahora, el contenido se centrará específicamente en el consumidor, siendo así un elemento más en la búsqueda de valor añadido.
 
El contenido servirá como un elemento más para hacer que la experiencia del consumidor sea positiva y experiencial, que también se ajusten a sus necesidades e intereses específicos.

4. El embudo de marketing está cambiando su sistema de evolución.
 
Cada vez más estamos viendo mayores cambios en el modo en que se comportan los usuarios dentro del funnel de compra. Tradicionalmente las marcas intentan captar a estos usuarios, ‘filtrarlos’ durante el proceso según su intención de compra con el único objetico de aumentar la conversión de compra.
 
Este hecho de cada vez molesta más a los consumidores, ya que sienten que únicamente se les quiere para convertir. Por eso, el contenido resultará clave en este cambio de mentalidad y servirá para cubrir y potenciar aquellas áreas en las cuales muchas marcas actualmente están fallando. Un ejemplo, el contenido tendrá un papel importantísimo en todas las relaciones post compra, sirviendo para frenar esa sensación que tienen los consumidores de que una vez reservan su habitación, la marca ya no tiene ningún interés por ellos.

5. La clave se tratará en cómo se distribuye el contenido.
 
Ahora, cómo ya hemos explicado varias veces en diferentes píldoras como “La importancia de contenido audiovisual”, el contenido se ha convertido en mucho más recurrente, y es algo que las marcas saben y tienen en cuenta para poder llegar a sus potenciales clientes y para fidelizar a los que ya tienen. A partir de ya, las compañías en su búsqueda del éxito, no solo tendrán que ser capaces de posicionarse mucho mejor con sus contenidos, sino que también tendrán que ser capaces de hacer que el consumidor los encuentre de forma fácil.
 
En Forbes, aconsejan no solo generar contenido de calidad si no que las marcas sean capaces de distribuirlo de forma óptima. De hecho, dejan claro que no se puede pensar únicamente en compartir el contenido a través de redes sociales.
 
La realidad es otra, es mucho más compleja y va más allá de esto. Es cierto que las redes sociales están muy bien para llegar a posicionarse en ellas con buenos contenidos que ayudan a ser eficiente y llegar a más consumidores. Pero debemos tener claro que no es la única vía, y no podemos esperar que únicamente con las RRSS podamos alcanzar los objetivos esperados.


Es cierto que la tecnología está innovando constantemente, por eso debemos estar siempre atentos y abiertos a los cambios. Hoy en día no basta con seguir tendencias o ‘copiar’ lo que otras marcas hacen, sino que debemos ir paso por delante para poder obtener unos resultados extraordinarios. Ser diferente e innovador siempre es un valor añadido.